¡Ten cuidado con el gasto hormiga!

LA CLAVE ESTÁ EN NO COMPRAR ARTÍCULOS O GUSTOS QUE EN REALIDAD NO NECESITES, COMO ANTOJOS, REGALITOS, CHICLES, REVISTAS Y CIGARROS, ENTRE OTROS

¿ Alguna vez te has preguntado cuánto gastas anualmente en tu café de todos los días, en el periódico que compras en la mañana, en las propinas que dejas en los restaurantes o en los caprichos que pagas diariamente y que no están registrados en tu presupuesto? A diferencia de los gastos fijos que tenemos contemplados y que realizamos cada mes (pago de la renta, servicios, transporte, comida, hipoteca, el seguro médico, etcétera) existen gastos extras que hacemos y que, por tratarse de cantidades pequeñas de dinero, pueden pasar inadvertidas, eso es lo que se conoce como gasto hormiga y puede ser el peor enemigo de tu cartera.

Según el INEGI, el gasto hormiga representa alrededor del 12% del gasto mensual, y de acuerdo a la Condusef, una persona promedio tiene un gasto hormiga anual de entre $16,000 y $18,000, esto equivale alrededor de $300 a la semana ¿te imaginas qué cosas podrías pagar con este dinero? De poquito en poquito esto afecta tu presupuesto ya que es una fuga de dinero casi imperceptible, por lo tanto, es muy importante cambiar estas prácticas.

Para evitar el gasto hormiga, en primer lugar, tienes que hacer un presupuesto mensual de gastos fijos, una vez que sabes cuánto gastas al mes, debes restarlo a tus ingresos, el dinero que te sobra, idealmente, debe ahorrarse para imprevistos, ponerse en un fondo para el retiro, usarse para pagar un seguro médico o guardarse como un ahorro para tus próximas vacaciones familiares. A continuación, otras recomendaciones para evitar este tipo de consumo:

  • Como ya se señaló, siempre debes conocer tu presupuesto mensual, cuánto necesitas al mes para pagar tus necesidades básicas y cuánto te sobra para otros gastos.
  • Realiza un registro detallado de tu gasto hormiga durante un mes, luego analiza si prefieres seguir gastando en esto o usar ese dinero en otras cosas más trascendentes.
  • Asigna una cantidad fija para tus “pequeños gustos”, una vez que sabes cuánto puedes gastar al mes en esos gustos, respeta tus límites para no llegar a fin de mes con la cartera vacía. 
  • Aprende a controlar los gastos impulsivos o innecesarios, siempre pregúntate: ¿realmente lo necesito?, ¿me alcanza para pagarlo sin sacrificar algo más útil o importante?
  • Realiza un calendario de ingresos y egresos, con la finalidad de saber en qué fecha recibes tus ingresos y en qué días debes hacer pagos (renta, servicios, colegiaturas, etcétera).
  • Prepara tus propios alimentos (sándwich, fruta picada) y bebidas (café, té, agua de sabor) en casa, también lleva tu propia comida al trabajo, así te ahorrarás el pago de cuentas en restaurantes y establecimientos. ¡Nunca olvides que para tener una buena salud financiera debes ordenar y organizar tus gastos!
La imagen está compuesta por una calculadora, billetes, una cartera y dos tarjetas de crédito.

 


ARTÍCULOS RELACIONADOS

NUESTRAS REDES
Twitter
Banco azteca. Aprende y crece
SELECCIONA TU PAÍS
cerrar