Pretextos que ideamos para no ahorrar

¿Cuántos pretextos has puesto desde joven para no ahorrar? Tal vez sea el momento de dejar a un lado los pretextos y enfocarnos en eliminar gastos y definir metas financieras para guardar dinero.

Según la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF), 73% de los mexicanos dicen que no ahorran porque sus ingresos son insuficientes, 16% porque no lo necesitan y 5% porque las instituciones financieras piden requisitos que no pueden cumplir. Identifica si tú utilizas alguno de estos 5 pretextos:

Tengo muchos gastos ahora, por eso no puedo ahorrar.

Las deudas se generan porque gastas más de lo que tienes. Cuando recibas tu ingreso, primero guarda lo que vas a ahorrar y luego paga lo demás. Si lo dejas al final, nunca te sobrará dinero para hacer un ahorro.

Consejo: Destina un porcentaje fijo de tus ingresos (por ejemplo 20%) para el pago de deudas y entretenimiento. Si tu tarjeta de crédito está al tope, procura pagar más del mínimo y no la utilices por un tiempo.

¿Para qué ahorro? Mejor me lo gasto ahorita que tengo vida.

Identifica una meta específica, ya sea a corto, mediano o largo plazo, como una nueva lap-top, un auto o un viaje, esto te permitirá tener siempre en la mente tu objetivo.

Consejo: Por nada del mundo toques ese dinero. Imagina que ni siquiera lo tienes.

“No confío en el banco.”

El 4% de los encuestados por la ENIF sostiene que no ahorra porque no confía en las instituciones bancarias. Si guardas tu dinero en el cochinito está bien, pero cuando juntes un poco más llévalo de inmediato al banco. Así tu dinero generará intereses y tendrás dos ventajas: ganas dinero adicional y no te lo gastas en cosas que no necesitas.

“Si tan solo ganara un poco más…”

La mayoría de los mexicanos no estamos de acuerdo con nuestro sueldo, pero entre más dinero ganamos, más gastamos. Deja del lado el café, la ropa, zapatos, bájale un poco a los tragos del viernes y no seas tan bondadoso con las propinas.

Consejo: ¡El gasto debe depender del ingreso, no al revés! No gastes lo poco que puedes ahorrar.

“Todos me exprimen el dinero.”

Echarle la culpa a los demás de tus malas decisiones financieras (novia, esposa, hijos o al gobierno) es siempre la excusa más fácil ante los problemas financieros.

Consejo: Deja de quejarte de los gastos que realizas y empieza a limitar tus gastos de entretenimiento y lujo.

¿Cómo saber si estás ahorrando lo correcto?

La capacidad de ahorro depende de la edad, el nivel de ingresos y el contexto de las personas; también depende de su educación financiera, por lo que no puedes exigirte ahorrar algo que no lograrás.

La imagen contiene una balanza de madera, del lado más inclinado hacia abajo contiene tickets de compras, del lado más ligero una alcancía de cerdito color blanca.

 


ARTÍCULOS RELACIONADOS

NUESTRAS REDES
Twitter
Banco azteca. Aprende y crece
SELECCIONA TU PAÍS
cerrar